Argonáutica


…a cualquier pequeña coincidencia la llamamos magia.

En momentos cuando los caudales de la información nos llenan de impulsos es muy fácil encontrar coincidencias, elementos que nos resultan familiares, elementos gráficos, sonidos, referencias a acciones, porque finalmente se comparten gustos comunes y las acciones, en personas con formaciones similares, corresponden a reacciones similares; esas coincidencias nos entusiasman y nos aumentan la sensación de pertenencia, al punto de llevar esas coincidencias al simbolismo de la magia. Una especie de grito desesperado en un mar de información, “no somos iguales, tu y yo somos únicos, diferentes, por eso coincidimos”, al menos eso creemos.

Una tarea común en búsqueda de esa identificación y emparejamiento está en cazar esas coincidencias y hacerlas notables, sin embargo, esas señales llegan, a veces, sin quererlo y de la manera menos esperada: El domingo vi Baaría, la película más reciente de Tornatore, no abundaré, es buena, una fórmula probada por él mismo. En un instante, un segundo o menos, hay una referencia del joven y entusiasta protagonista por su gusto a la película Jason y los Argonautas, una de esas películas que cambian la vida de un niño cuando las ve en el momento adecuado; ahora ¿eso a qué viene? pues resulta que ayer por la mañana en un “puesto” de tamales tenían una televisión encendida y en la pantalla, justamente, Jason y los Argonautas, en su versión doblada al español; esto, insisto, es una coincidencia, me parece que lo importante es lo que uno puede hacer con esas coincidencias y el sentido que le pueda dar, la historia de Jason y todos los Argonautas me trepó a un barco 🙂 que me hizo navegar por los recuerdos y llegar en un brinco a Argonáutica, un programa de radio conducido por Jordi Soler en Rock 101 a  principios de los 90, Argonáutica fue un programa especializado en literatura y algo de cine, aderezado con (buena) música, así Argonáutica, como una de las obras de navegación, como la instrucción para llegar lejos, Argos o la plata, interpretaciones que corresponden a cada quien, desde entonces (no de ahora) yo me quedo con el sentido silverio, la plata brillante que ilumina mis noches, los Argonautas que navegan a la madre celestial, porque un poco, tal vez un poco, es una necesidad que no se quita ni con el paso de 20 años.

Para celebrar esa agradable coincidencia he decidido sacar de mi baúl uno de los libros que tengo pendientes y será el primero del año.

Nueve Aquitana
Un viaje irreverente en busca del sentido de la vida

Un Argonauta en busca de la brillante señora.


Anuncios